Top Chef 4.12: La estrella estrellada

jueves, mayo 18, 2017

Llego al final la cuarta edición de Top Chef confirmando, con la victoria de Rakel, el spoiler que circulaba desde hace semanas. Fue una final rara, con solo un plato y postre, en la que Rakel tuvo que soportar la presión de tener al público mayoritariamente en contra, y en la que Víctor, con el viento a favor, nos aburrió apelando continuamente a su condición estelar, glosando la excelencia de sus propios platos, poniendo a caldo a los de Rakel para predisponer al público en su favor y apropiándose de un supuesto merecimiento que yo desde luego no vi. Es por eso que, aunque solo fuera por ver la cara que se le quedó al peruano, mereció la pena trasnochar.

La cara de Víctor lo dice todo


PRUEBA DE SELECCIÓN DE PINCHES: PARIPÉ INNECESARIO


Emoción impostada al comienzo del programa

Francamente, el principio del programa me resultó sorprendente, más que nada, por la falta de emoción y la apatía con la que afrontaron la jornada los dos candidatos. Ni siquiera la música de película chunga de miedo conseguía convencernos de que allí se jugaba algo importante. Tras los saludos iniciales Chicote anunció lo esperable en estos casos, Rakel y Víctor podrían contar con la ayuda de dos de los ex-concursantes durante la final, fue entonces cuando éstos entraron en escena.

Rebosante de felicidad por volver a ver a su amiga

La entrada de los exconcursantes fue de todo menos emocionante, parecía más bien la entrada a una oficina un lunes a las 8 de la mañana, caras serias, miradas sostenidas, y no lo digo solo por Melissa, fue generalizado. El jurado preguntó a los candidatos cuales serían sus pinches ideales, Rakel dijo preferir a gazpachueleitor y a Julio Alcántara (o su hermano gemelo que era punki en los 80), mientras que Víctor se decantó por Montoro y Melissa (aunque parece que esto era parte de una enrevesada estrategia que cuesta comprender).

Portada del nuevo single, "Me recobro de tu cobra", del dúo cómico-musical Julius & the Asimetric

Pero en lugar de seleccionarlos directamente, los finalistas tuendrían que elegir a sus pinches a través de sus platos en una cata ciega. Tras emparejarse de manera supuestamente azarosa, tendrían que cocinar platos con marisco que catarían los finalistas, tratando de averiguar su autoría, y en base a ello, se quedarían con los autores de uno de los platos de su elección.

Cuidado con esos cuchillos que los carga el diablo

Una amontonada extracción de cuchillos trajo la siguiente distribución de exconcursantes, Flipadetti con Eva, los hermanos Brokeback Mountain, Julius & the Asimetric, Miss Misli y Tomás y Marcano y Richard, curiosamente, los dos que no mostraron clara preferencia por Víctor.

Que casualidad, cayeron juntos los dos que quería Víctor

Los primeros minutos de la prueba nos trajeron las intenciones de las parejas, y con ellas la desilusión de comprobar que todas las propuestas eran más de lo mismo; un ceviche, un tiradito, un suquet, un tartar y, como no, una sopa fría (en este caso, una porra antequerana). Mientras tanto, en el almacén, a Rakel no se le quitaba de  la cabeza la horrible posibilidad de elegir sin querer a Melissa como pinche en la final.

Todavía no sabía que Richard le iba a poner en bandeja la elección

A la hora de coger los ingredientes se montó un pequeño descontrol en la despensa, donde los concursantes se disputaron las piezas vivas más apetecibles que estaban en acuarios, esta disputa provocó que se derramara una buena cantidad de agua en el suelo. No nos habríamos enterado de nada si no fuera porque poco después, Marcano entró a toda velocidad para buscar un ingrediente que le faltaba y patinó sobre el charco, dando con sus huesos en el suelo.

¿A la altura del de Montse?

Pena que no hubiera una cámara mejor colocada, porque dada la velocidad de crucero de Marcano, el pellejazo debió ser tremendo. Saltaron todas las alarmas, Roncero pidió calma, pero entre lamentos, el locuaz concursante se rehizo y ante la cámara personal, se permitió incluso bromear con Richard sobre el incidente.

"Marcano anda, sácate el limón de la boca"

Poco duró el resumen del cocinado, pero si que pudimos advertir que había algunos exconcursantes que habían venido a pasar el rato y echar unas risas, quizás porquee no tenían muchas ganas de participar en la final, o quizás porque sabían perfectamente que no lo iban a hacer, y yo, personalmente, me decanto por esta segunda opción.

Y para colmo, Chicote también ponía de su parte para que la cosa no fuera muy seria

El resultado final de cada pareja creo que es el fiel reflejo de su estado de motivación, como diría Jordi Cruz, se presentaron tres mierdas de platos, por lo que la elección no podía estar más decidida sin necesidad de pensar mucho.

El primero fue el plato de los risueños Flipadetti y Eva. Por cierto, vaya papelón que ha hecho Eva en el programa, ha tenido su propia eurovisión; no ha cocinado absolutamente nada, ha sido eliminada en el primer programa, en la repesca y en el programa de ayer, y para un día que la sacan un poco más, actúa de palmera de los chascarrillos sin gracia de Melissa y se suma a la marea anti-Rakel, a la que probablemente apenas conoce.

Para la próxima edición, tiraditos, ceviches y gazpachuelos debían estar vetados

No debía de estar nada bueno, porque la primera reacción de Víctor y Rakel fue de repulsión, después Víctor explicó un poco el motivo por el que no le gustaba, el charcazo blanco que fondeaba el plato debía ser leche de coco sin mezclar con ningún elemento ácido que le da ese sabor tan característico a estos platos. Imaginad lo que debe ser un ceviche o un tiradito sin el toque ácido de la lima o el limón.

"Joder, que ascazo"

Llegó el turno del ceviche de Julio y Melissa. No me ha gustado nada el talante con el que ha regresado Julio al programa, no me cuadra nada ese aspecto de punki reciclado que se ha puesto ni su actitud crítico-socarrona hacia Rakel, tengo la sensación de que tanto una cosa como la otra eran mas para intentar acercarse a Melissa, de la que no se separó ni un momento, que por propia convicción, y si es así, menudo tipejo, cómo nos había engañado antes.

Qué alegre y relajado se le ve con ese bracito por el hombro...
¿Ya no nos acordamos de esto?

El plato no había por donde cogerlo, sobre un mar de leche de tigre aparecían los trozos de los mariscos mal cortados y apelotonados, como si no hubieran puesto el más mínimo interés en hacer algo medio decente, como si no quisiera que los escogieran, Y todavía se preguntaba Melissa al final de la prueba que por qué no los había elegido Víctor.

Raquel extrae del plato el gran trozo de marisco que había

Más apetecible parecía el plato de los hermanos Bosch, el enésimo suquet de esta edición agradó a Víctor desde el ojo, y como creyó ver allí la mano se su deseado Montoro, se le ocurrió hacer creer a Rakel que ese podía ser el plato de Melissa. La estrategia funcionó a las mil maravillas y, aunque es evidente que a Rakel le encantó el plato , la mínima probabilidad de que fuera obra de Melissa disuadió a Rakel, dejando el camino libre a Víctor.

Rakel fue la única que no se dio cuentas de la cantosa estrategia del peruano

El siguiente plato, el de Miss Misli y Tomás fue un nuevo desastre, en este caso se trataba de un tartar de marisco sobre charcazo de nécoras. ¿Y qué decir de esos dos churretones de puré de apio-nabo semisumergidos en el susodicho charcazo? Pues eso.

Vómito felino en tres texturas
- Marcano, ¿está fuerte el tartar de Miss Misli?
- Fzzzziiiiiiii, un poquito

En el último plato, Richard había puesto todo para que Rakel lo descubriera, gazpachuelo y marisco en texturas, sólo podía ser de él. Le cambió la cara a la valenciana al reconocer, después de tanta porquería, el plato de su amigo, y Víctor le dio el empujón final, alabando de manera artificial y exagerada lo que estaban comiendo.

No podía ser de otro

Rakel soltó toda la tensión al ver aparecer por la puerta a Richard y a Marcano, mientras que su rival sonreía satisfecho de su propia astucia, la final estaba servida.

A partir de este momento, Víctor se instaló en la autocomplacencia

Pero antes de afrontar la final propiamente dicha, el jurado tuvo a bien sacarle a Rakel el tema de sus padres, y como la chica es verdad que tiene una historia muy triste a sus espaldas, pues salieron las lágrimas, pero no esas impostadas de las que tanto habla Víctor, lágrimas de verdad que conmovieron incluso a la propia Melissa...

Obviamente, Rakel echó de menos en esta ocasión tan especial a sus padres fallecidos


EL COMBATE FINAL

El lugar elegido para el evento fue la Abadía de Párraces, en el pueblo segoviano de Bercial, un monumento histórico que data del siglo XVI, y que hoy por hoy se usa para celebraciones de bodas y otros eventos.

El día ventoso no acompañaba al bonito enclave elegido

Como si de un reportaje de boda se tratase, allí aparecieron los finalistas llegando a la abadía, con gestos de complicidad y simpatía más falsos que las conversaciones de Ratatuille en las recetas del Lidl, pero el día no acompañaba, el frío y viento presagiaban una batalla dura.

Entrañable gesto de Víctor que se sacude la mano que Rakel le ha puesto en el hombro, una cosa es posar y otra cosa es invadir el espacio físico

Después llegó el turno de los seis exconcursantes que no participaban directamente en la final, vestidos con sus mejores galas y recién pasados por la pelo, muchos de ellos estaban irreconocibles, Tomás con gorrilla a lo Fito, Julio también con gorra, Flipadetti con aspecto increiblemente formal, Miss Misli en el papel de la señotita Rottenmayer, una señorita que vagamente recordaba a Eva y Melissa con pelazo al viento en una versión chunga de Merida, la protagonista de Brave.


Después, asistimos a la llegada de los familiares, cuatro por finalista. Del lado de Rakel, asistieron sus tíos y sus hermanos Nacho y Laura, por parte de Víctor, sus padres, llegados desde Perú, su esposa, la implacable crítica gastronómica y su hija Andrea, que demostró por sus comentarios haber heredado de su progenitor un defectillo bastante feo, la necesidad de hacer de menos a los demás creyendo que así te engrandeces a ti mismo.

Ante la llegada de tanto público, y al grito de: "que a esta gente no les falte de nada", Montoro se apresuró a preparar una olla de kalimocho

Con el público ya situado en los asientos, llegó el momento de la entrada de los protagonistas, pero fuera, ante la puerta que daba entrada al salón se produzco una conversación entre los finalistas que esconde mucha miga. Víctor le dice a Rakel: "Yo quiero ganarte a ti como tu quieres ganarme a mi, así que, que gane..." y se corta en seco, Rakel completa la frase: "...que gane el mejor". Ya sabemos que Víctor no da puntada sin hilo, y como para él no hay duda de quién de los dos es el mejor, fue incapaz de pronunciar una frase que pusiera a los dos en el mismo plano, y eso, no fue montaje.

La entrada de Víctor dejó clara la preferencia del público

Antes de pasar a la acción, un último momento para la emotividad, en una pantalla gigante se mostraron imágenes de la trayectoria de los dos finalistas en el programa, pero eligieron las buenas, no sacaron la pelea de Rakel con Montoro, o los comentarios machistas de Víctor, tampoco es que esta gente del programa sean mucho de echar sal en las heridas...

Si nos dicen que Rakel ha montado una secta y esto es una misa nos lo creemos

Después se anunció la composición del jurado, 25 espectadores anónimos del programa. Sobre este asunto ha habido bastante controversia tanto en los comentarios el blog como en las redes sociales, yo personalmente, hubiera sido más partidario de un jurado profesional, expertos que fueran capaces de apreciar más allá del sabor del plato, la dificultad técnica y el acierto en las elaboraciones, pero claro, siempre que no vinieran a hacer el paripé como los tres de la semana pasada.

El jurado compartiendo frases tópicas antes de la cata

Llegado el momento de empezar, Víctor hiperventilaba un poco, pero se le veía mucho más tranquilo que a Rakel, y esa tranquilidad se reflejó luego a la hora de organizar y dirigir el equipo de trabajo, mientras que el equipo del peruano trabajó como una cadena de montaje, en el de Rakel hubo muchas tensiones provocadas por la falta de templanza de ella. Finalmente, y tras este orolongado preámbulo, Chicote dio el pistoletazo de salida a las dos horas de cocinado.

Montoro espera con tensión el inicio de la prueba, Manu parece que había catado el kalimocho

Y lo primero que hicieron los candidatos fue explicar a sus equipos lo que habían pensado, y ahí observamos la primera diferencia entre uno y otro. A Víctor se le vieron muchas más tablas que a Rakel, dando una explicación detallada tanto de los elementos de los platos como de la presentación, Rakel, por su parte, apenas esbozó algunas ideas atropelladas mucho menos concretas.

Cuaderno en ristre, Víctor dejó instrucciones muy precisas a sus ayudantes

Víctor planteó un plato principal consistente en un lingote de atún, napado con una salsa potente de carrillera, acompañado de una crema de arroz con leche de coco (curioso que Melatrufan hizo una crema de arroz en la final del año pasado), brotes y toques cítricos, según él, un menú degustación en un solo plato. Como postre su idea era otro lingote, pero de tarta Sacher, con una falsa fresa encima, acompañado de fresitas, una salsa de maracuyá, floripondio de algodón dulce y unos toques de chocolate, en su "humilde" opinión, un postre sublime.

Manu duerme reflexiona sobre las instrucciones de Víctor

Rakel, a voces y a toda velocidad, dijo que pretendía hacer una ensalada mediterránea que incluyera toda la gama de sabores mediterráneos, como postre, planteó un recorrido por distintas versiones de chocolate, con toques de frutos secos y un guiño a la Mancha con la introducción de una mouse de azafrán.

Esta cara se le quedo al jurado tras escuchar a Rakel

La distribución de tareas fue más o menos similar en ambos equipo, uno para el postre, Richard y Manu, y los otros dos para el plato principal, donde se acumulaban la gran mayoría de las elaboraciones, sobre todo en la ensalada de Rakel, donde se incluían más de 15 elaboraciones. Lo curioso es que a esto lo llamó Víctor "ensamblar platos", no cocinar.

Rakel, muy metida en la elaboración de sus platos

La noticia de que Rakel iba a preparar una ensalada no tardó en extenderse entre los exconcursantes y la familia de Víctor, la burlona reacción de los primeros era más que previsible, pero lo que si que sorprendió fue escuchar a Andrea, la propia hija de Víctor, criticar irónicamente la decisión de la valenciana: "¿Una ensalada?, creo que se van a quedar con hambre"

Andrea también debe tener una estrella michelín (o se la presta su papá a ratos)

Preguntados los concursantes si habían hecho esos platos alguna vez, Rakel confesó que eran platos de su restaurante que sabía que funcionaban muy bien, sin embargo, Víctor dijo no haberlos hecho nunca (?????). Me resulta casi imposible de creer que un tipo que va a un concurso de este tipo, sabiendo además que tiene muchas posibilidades de ir a la final, no haya dedicado tiempo a preparar ese momento, y si de verdad no lo ha hecho es para hacérselo mirar.

Víctor cruza los dedos a su espalda mientras asegura que nunca ha hecho esos platos

Transcurrida la primera mitad de la prueba, y mientras el equipo de Víctor funcionaba como un reloj suizo, Rakel empezó a ponerse nerviosa y advirtió a su gente de que en media hora tenían que empezar a emplatar porque el montaje de 25 ensaladas era muy complejo. Ya no se relajó hasta la entrega del trofeo.

A partir de este momento todo fueron prisas

A estas alturas de la prueba Roncero se pasó por la mesa de los exconcursantes para preguntarles sus pronósticos. Flipadetti mostró su preferencia por Víctor, igual que Melissa, pero la moñetes tuvo la deferencia de suavizar un poco el tono con respecto a Rakel, asumiendo que en el fondo ella había sido al menos tan culpable del problema como la valenciana. 

El más medido en su comentario fue Julio, que sin posicionarse en favor ni en contra de nadie, quiso destacar virtudes en ambos rivales, de Rakel alabó su progreso a lo largo de los días, y de Víctor puso el acento en la regularidad.

Peladito de adolescente, morros femeninos marcados en el cachete, ¿crisis de la mediana edad?

Mientras Rakel empezaba a pasarse un pelín de borde con Marcano y Richard ejercía de apagafuegos, en el equipo rival surgía un problema con la falsa fresa de maracuyá. Quizás fuera por la consistencia de la crema o quizás por exceso de tiempo en nitrógeno, el caso es que las fresas se resquebrajaban al desenvolverlas y el tiempo empezaba a apremiar. al final, con algo de chapucería consiguieron sacar el trabajo y que quedara algo medio decente en el plato.

Manu y Montoro también querían que su plato llevara migas

Solucionado el problema en el equipo de Víctor, la alarma saltó en el de Rakel, un despiste de la valenciana por exceso de celo en la vigilancia de Marcano llevó a que sus migas se pegaran en el fondo de la sartén, por lo que tuvo que volver a empezarlas con lo que se multiplicaron las prisas, los nervios y, por supuesto, los malos modos.

Marcano estuvo siempre en el ojo de Rakel, aunque no creo que pudiera reprocharle nada

La cantidad de elaboraciones y los inconvenientes llevaron a que Rakel dispusiera de un tiempo más que justo para emplatar, y sobre todo teniendo en cuenta que el emplatado requería un molde y solo disponía de uno para los 25 platos.

El momento del emplatado fue dramático para Rakel

Los últimos 10 minutos fueron muy distintos en uno y otro equipo. En el de Víctor, tranquilidad y autocomplacencia, que si vaya platazo, que si este es mejor que el de Rakel, que si no se me hubiera ocurrido presentar una ensalada y que eso no es cocinar, palabras indudablemente no manipuladas porque salían de su boca mientras emplataba. sin embargo, en el de Rakel, todo era tensión y prisas y tanto Víctor como Richard tuvieron que hacer un gran esfuerzo por no mandar a Rakel a ningún sitio lejano y desagradable.

Marcano con los ojos desorbitados por lo que le soltaba Rakel

Los primeros platos llegaron entonces a las mesas de los comensales, la primera impresión es que en el aspecto visual se lo llevó claramente Rakel, con un emplatado precioso, llego de color y elegancia.

Mereció la pena el esmerado emplatado

El de Víctor me pareció mucho más vulgar, la crema de arroz le quedó demasiado blande y se desparramó por el fondo del plato, mezclándose con el glaseado y esos hilos amarillos tan feos que le puso por encima. Además, no se por qué razón, le pareció buena idea incluir sobre el plato una cuchara de madera como de juguete que supuestamente servía para recoger la salsa del fondo del plato (que por cierto, al ser un plato llano, no tenía ningún fondo). Quizás fuera por la espera, por los focos, o por lo que sea, pero lo que salió en pantalla me pareció muy flojo.

¿No habíamos quedado en que todo lo que hay en el plato se come?

Los comensales no aclararon gran cosa sobre cual de los dos estaba más bueno, ambos gustaron, ambos sorprendieron, no hubo críticas a ninguno de los dos, más que nada porque el análisis fue completamente superficial. La decisión parecía que quedaba para los postres.

Contagiados de los chefs de la semana anterior, los comensales estuvieron complacientes

El montaje del postre marchó por los mismos derroteros que el del plato, muchos nervios y muchas prisas en el montaje de Rakel, donde había muchas elaboraciones; más tranquilidad y muchísima chulería en el de Víctor, otra vez la misma cantinela que si vaya postraco, que si aquí se nota la estrella michelín, que si no hay color, en fin, todo manipulado, por supuesto, nada salió en realidad de su boca.

Víctor encontró en Montoro el inesperado lametraserillos que necesitaba

En esta ocasión la guerra de la apariencia del plato se la llevó Víctor, esta vez si que el montaje resultó vistoso y gustó mucho a los comensales.

...de gavilanes

En el de Rakel se veía todo mucho mas amontonado, e incluso algunas elaboraciones parecían no tener la consistencia que le hubiera gustado a la valenciana (aunque lo que se vio en la foto estaba mucho más venido abajo que lo que llegó a las mesas)

Melange de vómitos y deposiciones felinas en texturas

Sin embargo, y siempre según el montaje del programa, la batalla del sabor se la llevó el postre de Rakel, y no porque el de Víctor estuviera malo, sino porque resultó mucho más sorprendente y original. Quedaba escenificar la decisión final, pero la cosa empezaba a decantarse.

"Ha sido una ciclogénesis de sabores"

Para Víctor, escuchar a los comensales fue un jarro de agua fría y se reflejaba en su cara de preocupación. Hasta el momento el había sido el más listo de la clase y todo había ido saliendo tal y como estaba planeado en su cabeza, pero de repente, en el último momento, la cosa se había torcido.

Víctor no daba crédito a lo que estaba sucediendo

A partir de ese momento Víctor volvió a sacar al estratega que lleva dentro, y en cada uno de sus comentarios trataba de dejar claro que, pasara lo que pasara, la única decisión lógica hubiera sido su victoria. De entre todas sus perlas (que no están sacadas de los primeros programas) destacaremos una: "no sabe cocinar, solo sabe montar platos", que fue secundada por Montoro con un lacónico: "está claro".

"Manu, ¿cómo haces tu eso de la cabeza?"

Los minutos de incertidumbre nos mostraron una Rakel insoportablemente histérica (reconocido por ella), y a Marcano y a Richard aguantando el tipo y animando a la valenciana para que intentara disfrutar del momento. Rakel. mientras tanto, con su habitual comportamiento bipolar pasaba de la esperanza no disimulada a un frío "me la pela" bastante poco creible.

"En verdad me la pela lo que pase!

Los minutos de incertidumbre dieron paso por fin al momento culmen de la noche, la extracción de los cuchillos. Justo antes, una nueva llamada de los jueces a la sensiblería, "¿a quién dedicaríais el triunfo?", "¿habíais soñado con este momento?". Los concursantes apenas podían soportar la tensión, y el momento, finalmente, llegó...

Miedo, sorpresa, y finalmente ira (aunque eso igual es por culpa del gif, jeje)

La primera reacción de Víctor fue ir a felicitar a la campeona, su frase: "enhorabuena, te lo mereces", después de lo oído anteriormente resultó más falsa que un billete de 13€, después, mirada retadora al jurado y reencuentro con sus familiares para recuperarse de tamaña injusticia.

"Ahí te pudras Enhorabuena Rakel, me lo merecía yo y te lo han regalado, te lo mereces"

En el bando de Rakel, como es lógico, se desató la euforia, lágrimas, besos y abrazos sirvieron para dar salida a la emoción contenida. Mientras tanto, Víctor regresaba al escenario con cara de no compartir la decisión del jurado.

Impresionante la capacidad analítica de Nacho

Solo quedaba ya la entrega del cutre trofeo que coronaba a Rakel como Top Chef de 2017, no sabemos si la última, trofeo que la valenciana fue rápidamente a compartir con Richard y Marcano, esos santos varones a los que habría que hacerles un monumento a la templanza.

Después de 13 programas, por fin vimos la sonrisa de Marcano, o quizás es que le estaban pisando

Termina así la cuarta edición del programa, la más floja de todas, donde la cocina ha quedado relegada a un papel muy marginal en el argumento, por debajo de los dramas personales, las peleas de patio de colegio y las pruebas tipo Grand-Prix. Quizás, la colección de fotos en blanco y negro no solo es un homenaje a lo que trabajan detrás de la cámara, quizás sea una despedida, el canto de cisne de un programa que agoniza por culpa de sus propios errores. Por cierto, entre esas fotos, casi desapercibida, pasó la imagen de un personaje casi anónimo, un tipo cualquiera que un día jugo a ser un estudiante sevillano, pero no coló...



¿Y AHORA QUÉ?

Pues ahora toca despedirse. Como en otras ocasiones para mi ha sido un placer dedicar tiempo a mantener con vida este foro pese a las dificultades, os agradezco a todos vuestra participación en los directos y en las crónicas, la cantidad de risas que me habéis proporcionado pagan con creces el tiempo invertido. No voy a ser yo el que nombre la palabra maldita, así que, a mas tardar, nos vemos en la quinta edición de Top Chef.


También te gustará

56 Comentarios

  1. Sólo diré una cosa que pensé que jamás diría: QUE GANAS DE QUE SE HAYA ACABADO ESTA MIERDA!! . Al márgen de lo previsible del ganador, apuntaré dos cosas para los chimpancés que parecen dirigir el programa: el montaje lamentable de las imágenes, sin el más mínimo disimulo, sobre quien tenía que ser el malo ayer. Esto me lleva a la siguiente reflexión: ¿cómo puede un tío que urde estrategias de todo tipo (lo de la elección de equipo fue antológico a la par que risible) ser incapaz de mantener la boca cerrada cuando habla de su rival? Porque hay que ser torpe y maleducado (la misoginia ya la traía de casa). Seguro que el programa corta y pega declaraciones, pero lo que dice lo dice ÉL, y no una, sino hasta la saciedad. No lo entiendo.

    Por otro lado, el tema de la elección de los equipos sería digno de estudio estadístico: la pareja que rodará en breve "Dos hombres y un destino 2" por un lado y Richard y Marcano por otro. Es curioso también que todos los concursantes tomaran partido por Victor. Casi parece que eligieron para Rakel los únicos que no pensaban sabotearla jajajaja. Esta chica será muy maja, pero no me gustaría trabajar con alguien así por nada del mundo. Ayer volvió a demostrar que lleva muy mal la gestión de nervios. El trato que dispensó sobre todo al pobre Marcano fue de juzgado de guardia.

    Todos los platos me gustaron. Ahora bien, que no digan (ninguno) que los estaban improvisando porque no cuela. Apostaría a que las 2:30 era el tiempo que se había marcado Rakel durante los ensayos en su restaurante, viendo los tiempos de la final en otras ediciones. Otra incógnita es si la despensa de la final es infinita.

    Para mí, lo mejor de la edición han sido por lo cómico los momentos publicitarios protagonizados por Ratatuille , seguido de cerca por el dúo Bosch. Es triste que lo que más me ha gustado hayan sido los anuncios.

    Y sobre todo gracias a Javi por la diversión que nos proporciona tanto en los comentarios en directo y sobre todo en las crónicas. Gastar tu tiempo libre en una edición como esta ha tenido que ser difícil. Estaré al acecho de tus nuevos retos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, yo hacía dos o tres programas que me he ido bajando del carro y sólo me ha mantenido la atención el participar en los comentarios del blog.
      Ayer no pude soportar la final, por considerar insoportable el formato editado por el programa, que no enseña nada y pretende orientar capciosamente, como está claro que se ha ido comprobando en la "línea editorial" de los comentaristas espontáneos.
      Saludos

      Eliminar
  2. Estaba cantado desde hacía varios programas... Este tenía, y debía ganar una mujer.

    LO curioso de esta temporada, es que al menos para mi, los que más valín la pena fueron los primeros que se fueron... Y me he hecho mayor para salseos.

    Espero con ansias tu crónica Javi, porque es como llevo viendo estos últimos programas.

    ResponderEliminar
  3. Se acabó. Por fin. La peor edición de Top Chef. Las fotos en B/N al final de la dirección y del equipo del programa son un canto de cisne. Ya comentaré avanzada la crónica. Gracias a todos, especialmente a l@s administrador@s del blog, por el picante y la sal de los comentarios(Roncero, eres un crak, salao). Agur.

    ResponderEliminar
  4. Ha sido una temporada decepcionante. Lo unico que lamentare: quedarme sin leer nuevas cronicas de Javier y los comentarios de Aisha, Delia, Alimaña y demas basca. El pie de foto de Melissa ante la cafetera ("Tu haces cafes, pero yo hago cafetazos!") fue antologico.Os echare de menos.

    ResponderEliminar
  5. Pues este año ha sido el peor,con diferencia,por el poco nivel de cocina de los concursantes y por exceso de polemica..sin duda un programa que va perdiendo calidad a cada edicion.
    otros años llega a la final alguien que parece merecerlo,este año era complicado sentir empatia por cualquiera de los finalistas y la final en si,un aburrimiento sin mucho fundamento.
    en fin una pena,porque las primeras ediciones estaban entretenidas y se veia algo de cocina

    ResponderEliminar
  6. Gracias x las cronicas.
    Final visiualmente me gustaron mas los platos de Rakel ... gana quien conquista el paladar.
    Lo del michelin no lo entieno ... primero q hace el con una estrella en un reality? Y segundo esa prepotencia si pese a copia y pega de la edición las palabras y frases se dicen:
    Platazo
    Postrazo
    Mi estrella
    Me beso el culo
    Nosotros somos profesionales, montoro asiente
    Esta ganado
    Esto está chupado
    Yo cocino
    Esto es cocina
    Etc ...
    La secuencia en camara lenta de cdo saca el cuchillo es digna de ponerla ..
    Cocina no es solo lo q haces tu victor tb es lo q hace marcano, richard y rakel ... y miles de cocineros en este país sin estrellas ...
    Montoro y manu tb decepcionaron con comentarios.

    La elección de los ayudantes fue el timo de la estampita ... puro teatro...
    El copia y pega de los editores lamentables ... todos gritan ... todos lloran ... no hay q alimentar kas miserias ... eso unido a la falta de ideas en las pruebas repetidad hasta la saciedad guión copiado año a año sin novedad, por lo menos masterchef varía algo ... la prueba de equipo una inutilidad, hacen baja audiencia y creo q no habrá quinta edición.
    Molaria una con los 3 finalistas de cads una de las 4 ediciones. Pero con otras pruebas.
    Me alegro por Rakel de la q pude saborear su cocina antes de saber q iba a TopChef ...como el año pasado con Melatrufan y su primer proyecto antes de darse a conocer o begoña ... en Valencia city hay mucho mas q Quique Dacosts y Ricard Camerana q son mucho ... pero hay mucha cocina!

    ResponderEliminar
  7. Buenas a tod@s. Otros años he estado más participativo en el foro, pero éste es que ni siquiera he visto más la mitad de los capítulos (en realidad, he ido siguiendo el programa a través de las crónicas) porqué no me ha enganchado en ningún momento. Que no se hayan usado apenas técnicas de vanguardia en "el programa de cocina más exigente del mundo" (o algo así) es lamentable. Bacterio podía tener sus cosas, pero era un muy buen cocinero, Víctor, Marc, el alemán del año pasado... Muy buenos cocineros y con registros muy variados. ¿Qué ha habido este año? NADA. O vuelven a sus inicios o que cancelen el programa de una vez, pero la deriva que llevan es simplemente insufrible.

    ResponderEliminar
  8. Bueno...hoy voy a confesar (música de la Pantoja de fondo) que ayer no vi la final propiamente dicha. Después de la disputada (jaja) prueba de elección a ciegas (jaja) de los ayudantes (ja.) y de ver el planteamiento de la final me dio un bajonaco que a lo máximo que llegué es a arrastrarme a la cama. Hoy me pongo a ello. Porque promete espectáculo? Nope. Por ver cocina? Nope. Por solidaridad con todos vosotros y con Javi y porque así los pies de foto me hacen todavía más gracia. Venga, prometo poner cara de sorpresa cuando salga el cuchillo verde. Y acordarme mucho de mis padres. Y decir bien alto que yo también tengo michelín (aunque a lo mejor no del mismo tipo que Víctor...).

    ResponderEliminar
  9. ¡Hola amigos!

    Ansioso estoy de leer la crónica completa de Javi, pero mientras tanto dejaré mis impresiones de esta temporada, de lejos (y todos coincidimos en ello, creo) la peor de las cuatro hasta la fecha de Top Chef España. ¿Habrá más? A mis familiares y amigos les suelo decir últimamente que estamos asistiendo al ocaso de los programas-realities de cocina, la dejadez y búsqueda de puro morbo en esta edición unida a los bajos niveles de audiencia apuntan a ello.

    Hablando ya de la final: mi sensación fue que el trabajo de montaje audiovisual fue especialmente morboso y canalla, buscando todo el rato un conflicto que no parecía existir, repitiendo frases e imágenes para dar una impresión bastante alejada de la realidad, etc. El propio Víctor ha estado muy activo en redes sociales quejándose de que se utilizaban sus palabras para dar una sensación alejada de la realidad, repitiendo algunas de sus frases hasta la saciedad y descontextualizando muchas de sus declaraciones.

    Aunque se quería vender igualdad, la realización del programa trató de vender una imagen bastante cutre a mi entender del enfrentamiento final: un Víctor 'sobradete' (que sí que es cierto que a ego no le gana nadie, lo cual en parte es normal porque son ya 12 años con una Estrella Michelín, la trayectoria está ahí) y una Rakel superada y sabiéndose inferior, vendiendo la moto todo el rato de que 'cómo va a ganar ella Top Chef a un Estrella Michelín'. O esta chica es bipolar (de hecho lo sugirió en el programa de ayer, jaja) o desde el programa nos han vendido lo que han querido omitiendo cosas y mostrando repetidamente otras. Me inclino por lo segundo, mi sensación ayer fue muy extraña viendo cómo todo el rato trataban de vender la transformación del patito feo en glorioso cisne. A mí no me coló y más todavía viendo el resultado final.

    Creo que Víctor fue superior ayer, lo creo sinceramente. No por mucho, pero se notó su callo sobre todo a la hora de crear platos con cierta coherencia tanto en el cocinado como en el propio diseño visual del plato. Los platos de Rakel, aunque bonitos, me parecieron un popurrí de cosas que no decían demasiado. Hay que tomar estas opiniones con cuidado, eso sí, porque desde casa no los hemos podido probar: seguro que estaba todo buenísimo, no me cabe ninguna duda. Pero a mi juicio las ideas de Víctor eran mucho más maduras e interesantes, plasmadas con mucho talento en los platos, se hizo notar su bagaje.

    ¡Pero! ¿No os pareció altamente sospechoso que por primera vez en la historia de este concurso no hubiese jurado profesional en toda una final? Me pareció tan cantoso...No sé, poner a un grupo de figurantes no profesionales, que de hecho vaya tela con sus comentarios llenos de tópicos, a decidir el resultado final del 'concurso de cocina más exigente del mundo' me parece cuanto menos chirriante. Mucho más manipulable el resultado de esa forma por mucho que la cata fuese 'a ciegas' (que no lo era). ¿Por qué esta vez no hubo chefs de relumbrón, nuestros queridos michelinosos, juzgando los platos de una final? ¿Por qué se apartaron del medio los jueces del propio programa? Esto sí que me pareció cutre, dando lugar de hecho a momentos muy ridículos: 'Nos han dicho que es toro, pero yo creo que es salmón'.

    Una incongruencia más de un programa ya en decadencia, con poco interés tanto culinario como televisivo, hecho parece que a desgana y sin mucha emoción por el cocinado. A años luz de la gran final del año pasado y, sobre todo, a años luz del gran nivel que hubo en la segunda edición pese a todo lo empalagoso que resultaba Ratatouille.

    En fin, compañeros, besos y abrazos para todos. Nos seguiremos leyendo en este espacio tan maravilloso, una pena que Javi no haga crónicas de Master Chef este año, porque la cosa da para mucho cachondeo en el programa de Bordi 'Becarios no' Cruz.

    ¡Nos leemos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al hilo de lo que dices me gustó especialmente la forma de trabajar del peruano y sus mariachis. Sin gritos ni aspavientos y con las tareas muy claras. Supongo que ese ambiente es el que se da en una cocina profesional. Rakel por el contrario fue un manojo de nervios toda la prueba. Volviendo a las declaraciones en el confesionario reitero lo dicho: es complicado creerse que alguien se autoenjabone de esa manera y critique de forma tan poco inteligente al rival. A ver si alguien resuelve el misterio.

      Eliminar
    2. Coincido. Ganó Victor. El plato de Rakel era muy vistoso pero poco más. Y en los postres no hay color. El postre de Raquel era fallido, con aspecto de vómito felino, como diría Javi.

      Ha sido la peor de las 4 ediciones, pero si aprenden de los errores puede remontar. El formato es atractivo, pero hay mucho que mejorar, sobre todo en el casting.

      Felicidades a todos y hasta el año que viene.

      saludos!

      Eliminar
    3. Víctor dice en Twitter que todo lo que comenta de la Estrella Michelín lo dijo en los dos primeros programas y que desde entonces se han encargado de repetir la cantinela hasta la saciedad. Ya sabemos cómo funciona todo esto, a mí en esta edición me ha dado la sensación muchas veces de que han ocultado cosas, no me parece ni medio normal que Montoro, cuando hizo equipo con Rakel, se pusiese de esa manera. Nos faltó algo ahí, como también nos faltó algo por ver en el repentino cambio de actitud de Rakela partir del programa 8 o 9.

      También dijo Víctor que en el postre de ayer mostraron planos de espuma derretida que no se correspondían con el plato final. Es todo un poco extraño, pero como encima en esta final no ha habido ponderación de virtudes ni defectos porque no hubo valoración 'per se' al no haber jurado profesional, pues nos tenemos que tragar que Rakel fue mejor (que puede que lo haya sido, pero la sensación que queda es que no sabemos por qué lo fue).

      En fin, es el colofón a una edición sobrada de guion y de conflicto y totalmente alejada de lo que nos importa a todos: la cocina. (Y añadiría que a mí, por ser de audiovisuales, tampoco me convenció audiovisualmente esta edición. Empecé a ver Top Chef porque era un producto televisivo muy bien montado, ahora ya ni eso).

      Eliminar
    4. Acordaos de que en la segunda edición mostraron unas declaraciones de Bacterio que no se correspondían con el momento del programa en el que estaban (se notaba porque ni siquiera tenía la barba igual cortada). Lo de esta gente no es edición, es pretecnología de parvulario.

      Eliminar
    5. Con respecto al jurado no profesional, es exactamente igual que el que hubo el año pasado. Lo que no recuerdo es si generó tanta polémica como éste.
      http://www.lavanguardia.com/television/20151216/30857591972/final-top-chef-ganador-alejandro-marcel.html

      Eliminar
    6. Es que lo del jurado popular en una final es de miedo. Vamos, que si me pinchan no me encuentran. Tendría que estar al menos complementado con alguien profesional, porque esa gente que había ahí, aparte de decir las típicas tonterías de pseudo experto respecto al equilibrio de sabores, hilos conductores y demás,¿tenía capacidad para apreciar las técnicas empleadas, la dificultad de cada elaboración, etc?

      Vale que tiene que estar bueno, pero si sólo fuera por eso mi abuela les ganaría de calle a cualquiera de ellos con lo más sencillo del mundo. Si yo tiro cuatro onzas de chocolate en un plato y alguna salsa, pues también está bueno y sé que a la mayoría le va a gustar (y con esto me refiero al postre de Rakel, que no andaba muy lejos de eso).

      Con la presentación, otro tanto de lo mismo. Con echarle un puñado de brotes y flores de colorines ya tienes a la mayoría del supuesto jurado encandilado, porque eso es algo nunca visto y super moderno (nótese la ironía).

      En fin, que si el programa quiere tener algo de credibilidad no se puede dejar la decisión final en manos de cualquiera, además de lo manipulable que puede ser el sistema de votación con los sobres. ¿Alguien ha visto cómo los contaban? ¿Y el notario estaba por ahí también transportándose a su niñez con los platos?

      Eliminar
    7. O sea q ustedes tb catan los platos con la mirada ...
      lo de los michelines, platazos, me beso las manos, equipazo, yo cocino ... nosotros somos profesiomales ... eso no lo dijo en un confesionario sino ayer en la prueba con montoro y manu dentras ... eso no esmas q lo q hay.
      Primer plato de victor es otro vomito ... el lingote se salva la salsa por dios.
      Cuando decídio un jurado la srmana pasada estaba manipulado, ahora decide un jurado no profesional ... y decimos xq no uno profesional.
      Es verdad hombre le han regalado a Rakel el programa, si eso les hace felices!!

      Eliminar
    8. Opinar es libre, queda claro que tú opinas que Rakel es justa ganadora y otra gente tiene derecho a opinar lo contrario. Sin más, ironiza sobre ello todo lo que te apetezca.

      Eliminar
    9. Cuando Victor dice "nosotros somos profesionales" haciendo de menos a su rival, ¿tambien es del primer programa? Victor es un soberbio del carajo, lo que no quita que cocine bien

      Eliminar
    10. Soy el primero en decir que Víctor es un prepotente y un machista, no se me caen los anillos. Ahora bien, y repito que viéndolo desde casa porque nunca vamos a probar esos platos, la sensación que me da como cocinero es mucho más profesional que la que me da Rakel.

      Y lo que señalo es que al programa le interesó mucho vender la historia de Rakel cueste lo que cueste, dejando mal a Víctor hasta el final y haciendo 'resucitar' a Rakel en los últimos programas como si todo lo malo que hizo nunca hubiera existido. Recordemos que Rakel, desde el programa uno, no ha hecho más que minusvalorar a otros compañeros como Filipetti o Montoro, al primero porque le caía mal y al segundo por guapo. Revisemos los primeros programas, por favor, ahí se vio a una Rakel muy distinta a la que nos quisieron vender al final.

      Pero en fin, que me caen rematadamente mal los dos, pero esto debería ser irrelevante a la hora de hablar de un concurso de COCINA.

      Eliminar
  10. Lo de Victor con las lágrimas de Rakel ¿puede que fuese porque ésta usaba las lágrimas como recurso de sororidad, no tanto por su drama personal?. El será un creído, pero no ha recurrido al racismo ni al "antimesetismo" (4 ediciones ganadores 3 mediterráneos y un afincado en el mediterráneo).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. ¿Tal vez porque es un concurso que se hace en el mediterráneo? (Que por cierto, España también da al Atlántico). Al final es estadística... si la mayoría de concursantes son españoles porque son la mayoría de residentes en España, la mayoría de ganadores serán, por mera probabilidad, españoles.

      ¿O hay que dejar ganar a Víctor para que no se nos acuse de racismo? ¿Y si los seguidores de Rakel nos acusan de machismo porque no gana, qué hacemos?

      Y que conste, que yo no veo ganador ni a él, ni a ella.

      Eliminar
    3. Seré yo que estoy volviendome conspiranoica, y veo diversas cuotas everywhere en el grupo atresmedia. Me mosquea que me cuelen este producto que hace despertar simpatías (que tampoco adhesiones inquebrantables) por un@s u otr@s y me ha hecho perder horas de sueño, si en el fondo no se trata más que de puras campañas publicitarias, sociales etc encubiertas. Idem con las campañas de la tv pública-masterchef, que encima apoquinamos tod@s.

      Eliminar
  11. "Me recobro de tu cobra" a Eurovisión YA!!!!

    ResponderEliminar
  12. Todo amañado... Por platos y por lo que nos mostraron ganó Víctor.
    Pero bueno, Víctor ya se sabía que había perdido la semana pasada al criticar a Chicote.

    Por cierto, me hubiera gustado más estos pinches:
    - RAKEL: con el diablo y Julius
    - VICTOR: con Eva y Flipadetti

    Hubiera sido mucho más interesante o meter a gente de otras ediciones, como Bárbara, Bacterio o Oriol, que esto vende más.

    ResponderEliminar
  13. Saben que? Es verdad ganó Victor! Q lo disfruten si les hace feliz, lo demas es tongo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es mala señal cuando uno piensa que todos los demás están equivocados y solo él tiene razón.

      Eliminar
  14. pues yo, encantado de la vida de que haya ganado Rakel, la pobre ha estado remando con el viento muy en contra en la final y en toda la competición, y aparte que ha arriesgado mucho más que el michelinoso, le ha echado un buen par de ovarios y por ello es más que justo que haya ganado...
    y quien nos iba a decir que la buena mujer después de presentar un plato vacío en el primer programa iba a ganar.
    y para terminar: GRANDE RAKEL!!!

    ResponderEliminar
  15. En el momento en el que dijeron que decidía el ganador un jurado popular dejé de prestar atención. Grandisima falta de respeto a unos espectadores que ven este programa presuponiendo profesionalidad como mínimo en la decisiones finales al margen de todo el realy que meta la producción de turno.

    ResponderEliminar
  16. Yo creo que casi todos los que comentamos por aquí, si no todos, lo que queremos es ver un concurso justo en el que al final gane simplemente el mejor. Sin cuotas hombre-mujer, sin importar si da más juego o menos por motivos extra culinarios, si es más guapo o más feo...

    Y se supone que son profesionales, y como tales la exigencia para con ellos debería ser mayor que con un aficionado concursante de Masterchef en cuanto a sabor, presentación, complejidad y no menos importante, trato hacia sus compañeros de trabajo, por lo que dejar la decisión en manos de unos que pasaban por allí no parece la más acertada. Algunos de ellos seguro que lo más "delicatessen" que han comido es el foie del Lidl con el que nos deleitó Ratatuille en uno de los intermedios. Sí sí, el "famoso foie de Lidl".

    Si lo merece más uno u otro, pues en mi opinión ninguno. En esta edición el premio debería haber quedado desierto, puesto que ninguno ha estado a la altura. Han tenido ahí sus momentos brillantes, pero en general ha reinado la mediocridad durante todo el concurso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se puede decir más alto, pero no más claro. Totalmente de acuerdo contigo

      Eliminar
  17. Rakel Cernicharo, producto de una empresa de marketing con una maquinaria promocional detrás para controlar redes sociales, crear imagen positiva y eliminar toda posible crítica negativa. Al menos es lo que dicen en este artículo, en el que se menciona también un supuesto antiguo empleado que salió escaldado y amenazó con reventar el secreto del concurso (y parece ser que lo hizo...).

    http://www.elmundo.es/television/2017/05/19/591df56cca474131418b45b3.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tampoco implica tanto. El equipo de relaciones públicas poco pudo interferir en el concurso mientras se rodó.

      Si hubo tongo (que no lo sé), fue más por paridad y por necesidades narrativas del concurso porque queda muy bonito una final huérfana contra todo un estrella Michelín que además se dedicó a parecer un prepotente y un misógino), y a llamar burdo un plato de Chicote. Si Víctor hubiera tenido la boquita cerrada con el tema lágrimas, tema mujeres, y tema estrella Michelín, es POSIBLE que desde la organización lo hubieran tenido más jodido para hacerle quedar mal y maquillar el resultado.

      A mi lo que me da la sensación es que alguien decidió que esa era la historia a contar en el concurso, que era muy bonita como para dejar que algo tan irrelevante como quien cocina mejor (:D :D) la estropease, y una vez grabado todo el material (entre Octubre y Noviembre, parece ser, según el artículo), sencillamente se montó todo a propósito para que además a la gente le encaje y piense "le esta bien empleado al misógino de las narices".

      Yo tengo sentimientos encontrados. Por un lado creo que cocinaba mejor Victor, pero no sé cuanto mejor. Si da la sensación de que Rakel no es sólo una "ensambladora de platos" como dice Víctor, pero no creo que sea mejor que Víctor (12 años estrella Michelín), aunque no sé CUANTA diferencia hay. Después, es sorprendente que todos o casi todos sus compañeros de concurso apoyasen a Víctor, algo debió pasar ahí o algo debió hacer Rakel. El único que parecía apoyarla sin fisuras, Richard, pero 2 semanas más de concurso y a saber que habría pasado, visto el precedente con Melissa (lo que también en el sentido contrario, ojo, dos semanas más de concurso y a lo mejor todos los compis hubieran mandado a Víctor a parla). Marcano pareció más un invitado accidental que alguien que realmente quisiera hacer. Para mi, como dicen en inglés, el "unsung hero" de la final, porque no tengo claro que Rakel le caiga bien, y ahí estuvo el tío en la final comiéndose las neuras de Rakel y apoyándola a muerte. Marcano ha demostrado que es un tío más que capaz de dejar individualismos a un lado y bregar por el bien del equipo, sin importar nada.

      Y luego después, me llama la atención eso, que por los comentarios estaba todo muy igualado. Y tengo una sospecha, y es que hubo declaraciones de los comensales que me parecieron intercambiadas. En algún momento hubo alguien hablando de la explosión de sabores en boca del postre, y juraría que no mencionó el color del plato, y lo pusieron en un bloque de comentarios del postre de Rakel, pero no sé yo, a mi me parece más digna de esa descripción un postre de chocolate con maracuya, fresas, etc... que el postre de Rakel. Sin haberlos probado ni tener ni idea de si las combinaciones funcionan.

      En fin. El año que viene veremos si siguen por la misma línea, aunque como ha dicho alguien, quizás dejen al programa en barbecho.

      Eliminar
    2. Muy de acuerdo con la opinión de BSHAFTOE, pero la conclusión es que algo que podía ser un gran concurso lleno de prestigio se ha vuelto algo feísimo y más que vendido a los intereses comerciales

      Eliminar
    3. Es cierto lo que cuenta BSHAFTOE acerca de que no ha ganado gracias a esa empresa, por las fechas (también explicaría lo del vinilo del restaurante, aunque sigo sin entender como no comentó nada de esa casualidad en el programa). Lo que me parece alucinante y que no deja de asombrarme es la facilidad con la que se nos manipula. En cuanto al concurso, si se pretende repetir lafórmula de este año, mejor echar sal que dejarlo en barbecho.

      Eliminar
    4. No claro, esta empresa (y por ende Rakel) no podría competir nunca contra Bosch, Lidl y todas las demás que se anuncian durante el programa y los intermedios. De ahí viene realmente la pasta y por ello lo que interesa es maximizar la audiencia caiga quien caiga. La cocina es una mera excusa, un "hilo conductor" (qué bien me lo he aprendido...) para que gente que se dedica a ello se tire de los pelos y se digan de todo delante de las cámaras, que parece ser que es lo que vende.

      Eliminar
    5. Los manipuladores, manipulados. ¿Cuántas tomas se habrán hecho a posteriori?

      Eliminar
    6. Tomas supongo que ninguna. Edición: cortar, pegar, y volver a cortar, pegar, y descontextualizar, eso si, a punta pala.

      Además es que les debe ser fácil. Basta pensar en como están organizados los confesionarios, esos trozos donde ves a cada uno hablar a la cámara "sincerándose", y tal. Que todos sabemos que los hay, y ellos también, y digo yo que van y se venden (algunos, otros si que se sincerarán digo yo).

      Aquí si entra el equipo de relaciones públicas de Rakel. Ese equipo, pues como dije, dudo mucho que pueda manipular directamente el resultado del concurso (aunque si me queda la duda de si la tipa que dirige ese equipo y que es amiga de Rakel pueda tener contactos como para influir un poquito en la producción del concurso antes de que se grabe). Pero si pueden preparar a Rakel en plan "tu en los confesionarios dices esto siempre", o durante el concurso, que tiene lugar a lo largo de dos meses, Rakel puede ir contándole a su equipo de relaciones públicas "pues el concurso está así, tenemos estos concursantes, tengo esta relación con ellos, blao blao blao", y el equipo le puede asesorar y decir "pues te interesa llevarte bien con estos mal con los otros, etc...".

      Y luego, claro. De los confesionarios sólo vemos lo que a ellos les interesa. ¿Cómo se ruedan? Porque a veces da la sensación de que los ruedan todos al final de las tres pruebas de cada programa y les van haciendo preguntas del tipo "y cuando tu estás haciendo el plato de la prueba del brazalete... ¿en qué piensas?", o a veces da la sensación de que los confesionarios son justo después de cada prueba. ¿Y qué preguntas hacen? ¿Qué pasa si a Victor (o a quien quieran hacer quedar mal) le hacen una pregunta "oye, ¿y que piensas de Rakel?" y te terminan obligando a decir algo. Luego lo editas, omites las 4 veces que le preguntaste por Rakel, y ya está, tienes la opinión tal cual. O viceversa, que no es por defender a Victor, porque una cosa que dijo mi mujer es que por mucho que él dijese que sus menciones a la estrella michelín eran todas de los dos primeros programas, en la final hubo mogollón de momentos donde lo dijo.

      Lo que quiero decir es que el programa está editado como está, y si te pones a pensar en detalles pueden hacer quedar mal o bien a quien les salga de ahí sin la menor dificultad. Si encima les das facilidades, como pareció hacer Víctor... apaga y vámonos.

      Eliminar
  18. La tristeza de esta final es que costaba optar por uno de los dos candidatos, pero por demérito: no molaba ninguno.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy totalmente de acuerdo... Es que ninguno de los 2 me caía bien

      Víctor me parece un bocazas y un tío que se creía muy superior a los demás por el simple hecho de tener una estrella Michelín, no molaba como candidato.

      Rakel, por mucho que quieran maquillar su historia, es una mala compañera, brusca (por no decir directamente maleducada), llorona y seguro le sacaría muchos más defectos, aparte de ser totalmente insoportable, no molaba como candidata.

      El nivel que había en TC4 era mediocre y no había grandes cocineros como en otras ediciones
      - TC1: Jesús Almagro, Vergoña y Javi Estévez me parecieron buenos cocineros
      - TC2: Ratatouille, El genio de Figueres, Fran e incluso Bacterio eran buenos
      - TC3: Hihuepute, Melatrufan, Bastard (holaquetalman) y Álex Clavijo eran buenos

      En TC4 quien había? El mejor plato lo hizo Filipetti (el canelón invertido) y lo expulsadon y luego de los demás creo que Marcano, Manu y en menor medida, Richard se salvan de la quema.

      Por afinidad de donde vivo, mis preferidos eran Flipadetti, donde iré a comer, y Eva.

      Eliminar
  19. Hola! Este año he estado muy desconectada del blog :( aunque he seguido el programa casi entero. Y también Masterchef. Y he de decir que en lo que va de Masterchef he visto más cocina "profesional" (más técnicas, elaboraciones, ...) que en toda la edición de Top Chef.
    Un programa que se vende como alta cocina, cocineros profesionales, ... este año nos la ha colado con guisos tradicionales, macarrones con tomate, lentejas, ensaladillas rusas, etc como lo más Top que podía hacer un Chef.

    ¿Será cierto que han bajado el nivel para que llegaran casi todos? Ni idea.

    ¿Es Rakel un producto del markting, un personaje más que una persona real? Después de leer el artículo que habéis enlazado antes y varias entrevistas es la sensación que me da. Desde luego base como cocinera tiene, eso no lo dudo.

    ¿Se presentó Victor porque le animó Chicote (o Roncero) y se lo pintó como un paseo para el? Puede ser. Si seguís la mirada de Victor tras sacar el cuchillo plateado mira hacia el jurado sin creerse lo que ha pasado, con un rictus que dice mucho. ¿Qué gana un cocinero con una estrella al presentarse a Top Chef? Creo que nada. Tiene más bien mucho que perder. Pero si te han convencido de que vas a dar calidad a la edición y vas a ganar porque lo vas a tener fácil, pues claro... El ego de los cocineros es algo que no tiene fondo, es como un agujero negro.

    Leí una entrevista a Manu (mi favorito junto con Montoro) en la que el mismo reconocía que había compañeros que tenían dos caras, una frente a la cámara y otra cuando no había una cámara delante. Se transformaban en otra persona, en otro personaje.

    No hay reality que se precie sin cierta manipulación del público en los afectos y las fobias hacia los participantes. Lo de Top Chef de este año es para darles un premio. Han creado "personajazos" (haciendo un homenaje a la asimétrica del moño): la huérfana conflictiva a la que casi todos sus compañeros rechazan, que es un genio de la cocina y ni ella misma se lo cree (cierto complejo por el síndrome del impostor, de manual); el misógino prepotente que va de sobrado; la agresiva-supermotivada que cree que ser sincero es decir todo lo que se piensa y destacar es hundir el trabajo de los demás; por poner algunos. ¿Se parecerán a la persona real? Nunca lo sabremos.

    A mi lo que me intriga de la final es: ¿cómo se enteraron los 25 "espectadores" de que seleccionaban a gente para hacer de jurado en la final? ¿alguien lo sabe? Es pura intriga! ¿De dónde los han sacado?

    Un premio también para los que montan los programas. Vuestro talento debería explotarlo el cine!!

    En conclusión:
    - lo mejor sin duda han sido los anuncios de Rataouille y del duo Bosch. Y por supuestísimo tus crónicas Javi! Son lo mejor de Top Chef (dejo constancia de que echo mucho de menos las crónicas de Master Chef jeje :P)

    - Susi sigue decorando, Roncero tiene una mala baba de flipar, Chicote es puro ingenio verbal y el mejor ejemplo de que sin estrella michelín que te avale se puede llegar lejos si te lo curras mediaticamente (o sea en la tv)

    - Se han molestado cero coma los guionistas al preparar las pruebas. O el presupuesto de A3 era bajo o no se entiende el despliegue de otras ediciones y lo de esta

    - Algunos programas han sido un canto a la mala educación, al bullying (recordáis la que se lió con Bárbara en la T1? lo de este año ha sido mucho peor!), al postureo.

    Ojalá la T5 de Top Chef (si hay!) sea otra cosa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo lo del "casting" de telespectadores para formar parte del jurado de la final también lo pensé, y he llegado a la conclusión de que probablemente les llegó una lechuza a casa con un sobre que contenía una invitación. Visto lo visto, es la explicación más plausible.

      Eliminar
    2. No, hombre, yo creo que la selección de concursantes se puede hacer superfácil. Te vas al grupo de facebook del programa y eliges a los 50 o 100 más activos, y de ahí filtras hasta que tengas los 25 (o 30 o así, para tener reserva just in case) que quieras, basándote en cercanía al sitio, que no sean trolles en la página y demás, y la semana antes de la final les contactas, les haces firmar un contrato de no divulgación y fuera. Y eso si quisieras hacerlo bien.

      La alternativa es llamar a colegas y familiares del equipo o conocidos más o menos fiables y que más o menos vean el programa y a correr.

      Eliminar
    3. No os comáis mucho la cabeza con eso...será un proceso de casting para figurantes de toda la vida. En su día estuve de prácticas en una empresa que llevaba el casting para Esta casa era una ruina, se rodaba un capítulo en Ourense y nos encargábamos de filtrar y seleccionar a todos los que iban a salir 'haciendo bulto'. Aquí será lo mismo, además es para la misma cadena.

      Eliminar
  20. Me mondo con la cara de Marcano comiendo limón, genial crónica, como todas las anteriores.
    A mí me parece que ninguno de los participantes debe cocinar mal: son profesionales, y todos trabajan en buenos restaurantes. Pero creo que el programa no ha sacado lo mejor de ellos, han preferido centrarse en lo morboso y dejar de lado lo culinario.Las pruebas a las que les han sometido no me han parecido en nada adecuadas. Ojalá los realitys de cocina reconsideren su contenido y nos muestren más cocina.

    ResponderEliminar
  21. Bueeeeeeno, pues 3 días más tarde he acabado de ver el programa y...de verdad, qué finalistas más nefastos. Antipáticos, de carácter insoportable, uno un ególatra patológico, la otra una maleducada bipolr inestable... qué pena que eso se haya llevado por delante toda la cocina. Premio especial del jurado a la dirección del programa, que ha permitido que esto derive hacia el vertedero en el que se ha convertido, y para el equipo de edición y montaje, que nos ha vendido la película que les ha parecido bien. Algún día nos explicarán, si Víctor es el bocazas prepotente que hemos visto (por lo que ha salido de su boca), cómo es posible que todos menos Richard se posicionaran con él y contra Rakel. Y nos explicarán por qué permitieron la actitud de Melissa, en lugar de sacarle la roja directa y a su casa. Y nos explicarán en qué cajón escondieron las esferificaciones, el alginato, el nitro y las técnicas sorprendentes. Nos explicarán por qué de repente concursantes relevantes parece que se rinden, como si no mereciera la pena remar sabiendo que todo está escrito. Y nos explicarán por qué cada vez que Julio abre la boca dice que "yo nunca venderé la piel del oso antes de cazarlo". ¿Qué pasa con el pobre oso? Me intriga. En fin, como las crónicas son maravillosas y vosotros también, por aquí nos veremos, si todos seguimos. Abrazaco!

    ResponderEliminar
  22. Estaba esperando al final de la crónica para opinar, porque es el final, porque las crónicas de Javi y los comentarios de la peña son lo mejor del programa... y por lo bien que me lo hacéis pasar, qué menos que comentar.
    La verdad que ganas no hay muchas. Este programa ha sido el que más me ha molestado el tongazo, con diferencia.
    Todos sabemos que estos programas ya están pactados y que se sabe el ganador casi desde el comienzo... pero es que esta edición en el programa dos ya sabía yo quién iba a ganar... Cómo? Pues porque tocaba mujer y Rakel era la única que tenía el perfil... y ya está!
    Lo que me reconcome es cómo un estrella Michelin (y dice por arriba que lleva 12 años con la estrella!) se presenta a un programa como este para quedar como un im...cil, y encima diga que este premio le da prestigio.
    Una de dos, o Víctor está en un TC paralelo, o yo soy muy cortita y no lo acabo de entender.
    Me siento engañada... sí... porque a pesar de que sabía que todo estaba pactado, Chicote prometió cocina, y más cocina, en el concurso de cocina más duro que hay.... Que me explique dónde ha estado la cocina y la dureza, porque no lo veo, sinceramente.
    No me caía bien Víctor, pero tampoco me caía bien Rakel. No sé si cocinan bien, mal, o peor. Desde luego los platos de la final tenían buena pinta, aunque el postre de Rakel estaba bastante desmoronado... ciclogénesis de sabores!... De dónde leñes sacaron al jurado???
    Javi, muchas gracias por el esfuerzo que has hecho con las crónicas.... El pie de foto de Melissa y los cafetazos fue impagable... Y el de Marcano y los limones me ha hecho reír mucho... Se echarán de menos tus ocurrencias ;)
    También quiero dar gracias a la family que se reunía los miércoles por estos lares... muy buenos ratos hemos pasado entre chupito y chupito.
    Besos a todos!!

    ResponderEliminar
  23. Me pasa como a Aisha, que me da mucha pereza comentar. Pero por ser este el último programa, quiero decir algunas cosas, ya que no me parece de recibo hacer una despedida a la francesa.

    Esta edición ha sido desastrosa. Estoy hasta las mismísimas de ver tiraditos, ceviches, y los, repetidos hasta la saciedad gazpachuelos y suquets, esos platos que han hecho de forma "espontánea" los concursantes, y mucho peor, ver los "platazos" que les han sugerido hacer, macarrones, ensaladilla... todo un despliegue de genialidad culinaria!!

    Como ya conté en el directo, llevada por la curiosidad y con mucha incertidumbre, fui a comer el mismo día de la final al Karak (sin saber si me iba a encontrar otro desmán culinario o lo que se decía en las críticas en internet, que son todo alabanzas) Pues para mi sorpresa me encontré con lo que nos hubiese gustado ver en el programa, y lo bueno es que además de verlo pude probarlo. No quiero cansaros con detalles, pero fue realmente magnífico, con todas las técnica que hemos echado de menos, presentaciones vistosas y sabores extraordinarios, y también vi a una Rakel totalmente absorta y centrada cocinando (desde el comedor la cocina se ve) apoyada por un equipo de sala fantástico. Tras vivir tan inesperada experiencia, mi pregunta es ¿Qué nos ha querido enseñar en este programa?

    Seguro que si vamos a los restaurantes de Marcano, Richard, Victor e incluso la asimétrica Melissa, creo que es muy probable que nos llevásemos una sorpresa mayúscula como me pasó a mí en el Karak. Mi opinión es que no es que no hubiese nivel, sino que han hecho todo lo posible (erróneamente y sin pretenderlo, quiero pensar) para que no lo viéramos.

    Besos, abrazos y chupitos para todos/as esos/as comentaristas que hacen, como diría la genial Conchi, que nos desorinemos, y en especial para Javi y sus crónicas que tan buenos ratos nos hacen pasar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Buenooo M Luisa que me vas a hacer llorar, geniales vosotros que me hacéis esperar los miércoles para pasar elmejor rato televisivo de la semana.! Os voy a echar mucho de menos!!!!!!

      Eliminar
  24. Pensaba que con todo lo comentado hasta ahora se imponía un mutis por el foro, pero si el final del programa se autohomenajea con fotos en B/N, por qué nosotros no vamos a darnos un homenaje con los mejores momentos de nuestros comentarios. Se abre la veda. A mí me impactó especialmente cuando Arturo Valls le tocó de pinche a Melissa y alguien sugirió la trampilla de "Ahora caigo", aún me duelen las risas. Cuando tenga un bajón, voy a retomar comentarios para ahorrarme pastillas y sicólogo. Es lo que tiene que seamos un@s desvergonzad@s.

    ResponderEliminar
  25. Echo de menos tus cronicas de Masterchef 😢

    ResponderEliminar
  26. No he seguido muy atentamente esta edición de Masterchef, pero a mi hijo le encanta y me he puesto a verlo con él. La prueba de exteriores es ¡la boda de Carlos Maldonado!. ¿Tan poco le importa a este hombre su propia boda?, ¿se la hacen gratis?, ¿le han prometido una "reboda" en el michelinoso que elija?...
    Se admiten apuestas. La verdad es que esta edición parece bastante comedida. Del nivel no puedo hablar porque no he estado muy atenta. La falta de las crónicas de Javi, le quitaba el aliciente.
    Un abrazo a todos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo pido que por favor haya crónica o al menos foro para comentar la final. Es una pena que no haya cronicas, para mi ha sido una de las ediciones mas divertidas hasta la fecha, con un nivel correcto y pruebas que dejaban ser mas creativos a los aspirantes (y no hacerles freír un huevo) Ademas hay mucho menos mal rollo que él año pasado, lo han dicho hasta los concursantes. Hecho de menos las crónicas la verdad, me reía bastante con ellas...

      Eliminar

Si tienes algo que comentar hazlo libremente, eso si, se respetuoso, especialmente con los usuarios de este blog.
Sería bueno que te identificaras, es muy fácil, escribe tu comentario y en el desplegable ve a la opción nobre/url, elige el nombre que te guste y deja la casilla url en blanco...

Subscribe